DestacadoObra hospitalaria en el mundo

El proyecto insignia de la Orden Internacional de San Lázaro de Jerusalén ayudará a reconstruir Beirut

Los miembros del Gran Consejo Magistral de la Orden Internacional de San Lázaro de Jerusalén han informado sobre el cambio en la designación de los fondos del proyecto insignia, que se había acordado para un proyecto de reconstrucción de la escuela St. Anne en Rayak, Líbano. Antes de que se pudiera realizar el proyecto, comenzó el brote de COVID-19 y no fue posible ninguna actividad. En estos momentos ese proyecto sufrirá un mayor retraso debido a la explosión en Beirut, que cambió por completo todo en el Líbano.

El Patriarca melquita, protector espiritual de la Orden de San Lázaro,  ha pedido que todos los fondos de caridad que se les ha designado se utilicen para apoyar las necesidades de vivienda de los libaneses en la región de Beirut, para reparar o reconstruir sus casas. En las circunstancias del desastre de Beirut, nuestro Gran Hospitalario interino, S.E. Charles Savona-Ventura, ha recomendado que se envíen los fondos del proyecto insignia a la persona responsable designada por el Patriarca en Beirut, el P. Rami Wakim, Jefe de Cancillería, Patriarcado greco-católico melquita.

Se ha abierto una cuenta bancaria de emergencia para el proyecto del Patriarca de restauración de viviendas, dependiente del PATRIARCAT GREC CATHOLIQUE, Banco de Beirut. Al traspasar los fondos del proyecto insignia, la Orden Internacional de San Lázaro de Jerusalén podrá restaurar varias casas del pueblo libanés que sufrieron daños por la explosión.

Imagen aérea de Beirut. Foto ATP.
Imagen aérea de Beirut. Foto ATP.

La fatalidad del 4 de agosto de 2020

La explosión en el puerto de Beirut fue una de las deflagraciones no nucleares más grandes de la historia. Su efecto devastador fue el equivalente a un 1/20 del tamaño de la bomba atómica que se utilizó en Hiroshima.

Hubo unos 200 muertos, miles de heridos y más de 300.000 personas se quedaron sin hogar. El almacén que explotó aquel día, situado en el puerto de la ciudad, guardaba toneladas de una sustancia altamente inflamable desde hacía seis años sin ningún tipo de seguridad. El país, antes de la explosión, ya estaba sumergido en una tremenda crisis económica y social y su reconstrucción está siendo efectuada por instituciones no gubernamentales.

La ciudad es una de las más diversas de Oriente Próximo, dividida entre las diferentes ramas cristianas y musulmanas. Beirut fue prácticamente destruida durante la Guerra Civil del Líbano y dividida entre Beirut occidental (musulmán) y oriental (cristiano).

Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar