Directivas y mensajes de la Orden

Mensaje de Semana Santa del Gran Prior Eclesiástico de la Orden

Queridos hermanos y hermanas en San Lázaro:

El Domingo de Ramos se conoce como el Domingo de la Pasión de Cristo, y debería recordarnos a las muchas personas que ahora están sufriendo dificultades económicas y soledad debido a la pandemia de Coronavirus.

Será una forma inusual de celebrar la Semana Santa, durante la cual la Iglesia representa los misterios de nuestra salvación, sin poder participar plenamente en las liturgias, en el Vía Crucis, en las procesiones tradicionales y en todas las manifestaciones de la piedad popular. Sin embargo, no podemos dejar de vivir la Pascua. Hay una Pascua que se celebra en la liturgia y una Pascua que se celebra en la vida, una Pascua que se celebra dentro de la iglesia y una Pascua que se vive en casa con la familia. Hay una Pascua de compartir y solidaridad, de atención a los demás y a las necesidades de los débiles, que en las últimas semanas ya ha sido un signo de la Resurrección.

Les pido que se unan a mi oración por los sacerdotes de su parroquia, quienes de muchas maneras se esfuerzan por mantener su responsabilidad pastoral con todos ustedes, y especialmente con los más pobres.

Este año, las celebraciones de la Semana Santa se llevarán a cabo sin la participación de la gente. Sin embargo, será posible participar, físicamente distante pero espiritualmente cercano, por medio de comunicaciones sociales, no solo a través de la comunión espiritual, sino haciendo de su hogar una iglesia doméstica, un espacio de oración, transformando una situación difícil en una oportunidad para el crecimiento.

Esto se puede hacer con simples gestos que recuerdan los grandes signos de la liturgia: una ramita de olivo o palmera, que aunque este año no haya sido bendecido en la iglesia, será el primer signo de nuestra entrada a “Jerusalén” con Jesús; mantener abierta la Biblia y meditar sobre las Escrituras; exponer una imagen de la Santísima Virgen, Madre de la Iglesia; exhibir el crucifijo en un lugar dedicado a la oración; encender una vela la noche de la vigilia pascual o poner un cuenco de agua en memoria del bautismo.

La Semana Santa resume el mensaje del Evangelio: el amor de Dios sin límites que se manifiesta en el misterio pascual de Cristo crucificado y resucitado. Las buenas noticias de la resurrección de Jesús nos ayudarán, si lo permitimos, a superar este momento de crisis porque abre horizontes sobre el significado último de nuestra vida y establece la soberanía del amor de Dios que conquista la muerte. La esclavitud del pecado es reemplazada por la libertad de los hijos de Dios: alegría, tristeza, amistad, soledad, comunión, en lugar del árido individualismo. Cristo resucitado hace sentir su presencia entre ustedes, particularmente cuando el desánimo amenaza con abrumarnos.

Que esta Pascua se convierta en un motivo de esperanza para que seamos gobernados por la única ley de la vida capaz de cambiar el mundo para mejor: el amor. Durante esta Semana Santa, en ausencia de una palma bendecida, acerquémonos especialmente a aquellos que sufren enfermedades, soledad, la precariedad de la vida.

Y a todos los catecúmenos elegidos para los sacramentos de iniciación cristiana que no podrán recibir en Pascua, una bendición especial del Señor con todo mi afecto y cercanía a la Iglesia.

Feliz Semana Santa

Monreale 4 de abril del año de Nuestro Señor 2020

Michele Pennisi, Arzobispo de Monreale. Gran Prior Eclesiástico de la Sacra Orden Militar y Hospitalaria de San Lázaro de Jerusalén

Etiquetas
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar