Directivas y mensajes de la Orden

Comunicado del Gran Maestre

Madrid, 30 de marzo de 2020

Queridos hermanos en San Lázaro,

En primer lugar, quería agradecer las muestras de cariño y oraciones que me habéis enviado a modo de condolencia por las pérdidas de mi hermana y mi madre. Ha sido el mes más difícil de mi vida, pero todas vuestras palabras de ánimo y aliento me están ayudando a superarlo.

Quería comunicarme con vosotros en este tan momento difícil para todos con esta horrible pandemia que nos asola, para enviaros un mensaje de esperanza.

Yo mismo di positivo en las pruebas `del Covid-19 a principios de marzo y el virus me golpeó bastante fuerte. Los médicos creen que fue por todo el tiempo que pasé en el hospital mientras cuidaba a mi madre. Llevo en cuarentena desde el día 8 de marzo y afortunadamente ya me encuentro bien y he vencido al virus desde mi casa. Tengo una prueba final este miércoles para confirmar que estoy completamente curado.

Tened la certeza que continúo tan sano y motivado como siempre para seguir siendo vuestro Gran Maestre y afianzar mi misión de sacar lo mejor de esta Orden.

Al igual que lo he hecho yo, todos podemos vencer esta horrible pandemia, seguiremos adelante y continuaremos haciendo un trabajo increíble.

Entiendo que un nutrido grupo de nuestros miembros se halla en el denominado sector de «alto riesgo”, es por eso que deseo enfatizar la importancia de quedarse en casa y distanciarnos, incluso si vuestro país aún no ha decretado la cuarentena obligatoria.

Muchos políticos están mal preparados o actúan con improvisación a la hora de  protegernos, por eso debemos ser nosotros mismos los que asumamos la   responsabilidad de mantenernos a salvo. Nos llevará muchos días y sacrificio, pero salvaremos muchas vidas.

También me gustaría que supierais que en nuestra empresa particular hemos estado ocupados ayudando a gobiernos de varios países a equipar sus instalaciones médicas con la adquisición de los suministros necesarios para poder combatir esta pandemia.

Estoy hablando con los miembros de la Gran Consejo Magistral para elaborar un plan o una campaña de ayuda en la que la Orden de San Lázaro participe en proyectos específicos. Realmente debemos centrarnos en ayudar a las personas en los lugares más necesitados. Pronto os estaremos informando a todos, incluyendo los jefes de jurisdicciones, acerca del plan concreto.

En este momento, me gustaría pediros a todos que sigáis rezando por todas las personas que hemos perdido durante estas trágicas semanas y que nos mantengamos a salvo y vigilantes para superar este difícil trance.

Manteneos a salvo y cuidad los unos de los otros para que podamos superar esto de la mejor manera posible.

Seguiremos siendo la Orden de San Lázaro y seguiremos haciendo nuestro gran trabajo en todo el mundo.

Sinceramente,

Atavis et Armis 

Francisco de Borbón Graf von Hardenberg

El Gran Maestre

Etiquetas
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar